Un búnker convertido en bodega

Un búnker convertido en bodega

Shangai Godolphin es una empresa de consultoría y diseño china, especialista en la industria vinícola. A sólo una hora y media de Shangai, en los jardines botánicos de la montaña Chenshan, este estudio ha convertido un antiguo búnker militar en una impresionante bodega industrial, creando una sede para el museo internacional de vino y bebidas espirituosas.

img_1_1488164351_31bd70ce24aebd92c8fc3a414a986963

El búnker fue construido dentro de la cueva de la montaña Chenshan originalmente por Chan Kai Shek, un líder de la República de China hace más de 80 años. Utilizado para almacenar y custodiar de forma segura los tesoros nacionales en tiempos de guerra. También sirvió como asimiento para la artillería y ametralladoras antiaéreas.

img_2_1488164351_c6c2cd4e2f8b111a60229869b067fe23

El búnker estaba estratégicamente ubicado allí debido al gran depósito de agua dulce del interior de la cueva.

“Mis sentidos se encontraron por primera vez con el olor a humedad del aire del interior de la cueva y las reverberaciones de nuestros pasos y voces entre las paredes de hormigón”, explicó Yin Lixue, director gerente de Shangai Godolphin, en su primera visita al lugar.

El Museo Internacional del Vino y Bebidas Espirituosas mezcla la funcionalidad militar con la experiencia lujosa que uno esperaría de tal institución. Las paredes de ladrillo de cemento inacabado están compensadas con instalaciones ondulantes realizadas con cajas de vino reutilizadas.

img_3_1488164351_a57083b61d1fab2855848c7e2abd48c8

Tomando la forma de inserciones aparentemente orgánicas, las cajas simbolizan visualmente la transición gradual del espacio de una función a otra.

Desde la parte superior los candelabros iluminan los pasillos largos y arqueados del búnker, creando en muchos casos la ilusión de corredores casi interminables. Este efecto es especialmente frecuente en el pasadizo de almacenamiento principal, donde múltiples cajas de vino reutilizadas proporcionan de nuevo la ilusión de espacio ilimitado. El efecto es a la vez desconcertante y cautivante, y anima a los visitantes a explorar aún más las profundidades que el museo tiene para ofrecer.

img_5_1488164351_a461c38ae8abb8b3f6a6d2f089520d36

Llegamos a una bodega privada que sirve de sala de catas, a través de un conjunto de puertas de metal pesado. Aquí, una mesa de mármol centralizada se presta a una atmósfera casi gótica, con velas suspendidas por encima de una plataforma de cristal flotante y sillas de madera de respaldo alto.

img_6_1488164351_120fdfcefae7289205ccd4de8379fe10

img_8_1488164351_451ef831882a0fa4ec0c8ab352f700ec

Los paneles de madera de la pared agregan suavidad a la atmósfera del espacio, pero las paredes de piedra blancas recuerdan a los visitantes la solidez de la estructura.

img_9_1488164351_80f5957d6b7664f79d64c75e0faef98c

img_10_1488164351_f89572b8d27a662a8b6087d4a593cba7

Coral Sobrino