El droneport de Norman Foster en Ruanda

El droneport de Norman Foster en Ruanda

Hace unos meses, Norman Foster habló sobre los detalles de su proyecto para un droneport en Ruanda. Esta iniciativa de Foster+Partners ayudaría a encontrar respuesta a los problemas infraestructurales de las economías emergentes.

2

La construcción del proyecto comenzará este año. Lo inició Jonathan Ledgard de Afrotech-Redline, que acudió a Foster por su trabajo y experiencia en aeropuertos y aviación. De la combinación entre la falta de tecnología de las economías emergentes y el contraste de la alta tecnología de los drones, surge un concepto clave de este proyecto: el “ leanpfrogging tecnológico”, o lo que es lo mismo, la utilización de avanzadas tecnologías en zonas donde se carece de tecnologías preexistentes, para así resolver de manera rápida, algo que con tecnologías menos avanzadas jamás se habría logrado.

4

En el siguiente video, Norman Foster y otros colaboradores de esta iniciativa explican el proceso de realización de las droneports.

Este proyecto resulta muy útil no sólo para los lugares atendidos, también para la tecnología en general, ya que gracias a este tipo de iniciativas se puede investigar, e innovar con nuevas tecnologías que pueden no tener efectos tan notables en países más desarrollados tecnológicamente; mientras en ellos los drones se utilizan para repartir mercancías, en Ruanda existe la necesidad real del uso de aviones no tripulados como unidades médicas.

3

 

Según Norman Foster, este proyecto trata de ayudar a las economías emergentes con productos importados mínimos y el máximo compromiso con las comunidades locales. Además, este droneport también prevé una nueva tipología de urbanismo menos dependiente de carreteras y automóviles. En algunas ciudades de América del Sur, se han desarrollado nuevas opciones de transporte urbano como teleféricos, como una posible respuesta a la insuficiencia o ausencia total de carreteras. El leanpfrogging tecnológico permite a las economías emergentes ser líderes en desarrollo.


Imágenes cortesía de Foster+Partners. Vía Archdaily.

Coral Sobrino