New York, We love you.

New York, We love you.

¿Qué tiene Nueva York, que a todos nos enamora?

Enamorarse de la «Gran Manzana» no resulta nada complicado. Podríamos encontrar mil razones por las que Nueva York está considerada la capital del mundo. Sin duda, es una de las ciudades más cosmopolitas y el destino de muchos turistas en sus vacaciones. Tal vez sea por la diversidad cultural, por el frenético ritmo de la ciudad (que nunca duerme), por el Skyline de Manhattan, o porque es tal y como nos la muestran en las películas.

La estructura arquitectónica de Nueva York cuenta con edificios de una gran variedad de estilos, podemos encontrar arquitectura Neogótica, Art Decó, Postmodernista, Modernista, además de rascacielos sostenibles como el Conde Nast Building, conocido como «el Gigante Verde».

conde-nast-building-537x370
                                                                                                                         Conde Nast Building

El Chrysler building, un rascacielos de estilo Art Deco de 319 metros de altura, es uno de los edificios más representativos de la ciudad de Nueva York, se encuentra ubicado en la intersección de la Calle 42 con Lexington Avenue, su diseño pertenece al arquitecto William Van Halen y fue el edificio más alto del mundo durante once meses, hasta que le superó el Empire State Building en 1931.

chrysler-building-395034_1280

El Empire State building es un rascacielos situado entre la Quinta Avenida y West 34th Street. Ha sido nombrado una de las Siete Maravillas del mundo moderno. Como curiosidad, fue el primer edificio en tener más de 100 pisos. Tiene 6 500 ventanas y 73 ascensores y unas vistas espectaculares de Manhattan.

empire-state-building-1081929_640

También el Flatiron es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Fue construido en 1902, de estilo Beaux Arts y diseñado por Daniel Burnham. Podemos encontrarlo en una manzana triangular, limitada al sur por la Calle 22, al oeste por la Quinta Avenida y al este por Broadway, en el distrito Flatiron (en su honor).

singularq-chrysler

En el corazón de Manhattan, en el 455 de Madison Avenue, podemos encontrar el New York Palace Hotel, un hotel muy curioso por la fusión de los edificios que lo forman: el histórico Villard Houses, construido en 1884, y una moderna torre de 55 pisos que fue construida en 1981. Además de ser uno de los hoteles más lujosos de la ciudad y uno de los primeros Pet-Friendly Hotels (durante unos años el propietario de este hotel fue Trouble, un pequeño perro al que su dueña dejó la mayor parte de su fortuna), llama mucho la atención por la combinación de estilos.

nypal

Por último, queremos hablar de la Grand Central Terminal, una estación que se encuentra en la Calle 42 con Park Avenue, en Midtown Manhattan. La estación actual fue construida sobre la antigua Grand Central Station, inaugurada en 1871 y con un nombre que aún muchos utilizan para referirse a la estación actual. Es una parada obligatoria en cualquier visita a Nueva York. La parte más llamativa de la estación es su hall, de más de 1.100 metros cuadrados. Lo más sorprendente de la sala, además del tamaño, es su techo, que simula el firmamento nocturno, con fondo en azul marino y un mar de estrellas y constelaciones en pan de oro, con los astros más importantes iluminados mediante fibra óptica.
No podéis dejar de visitar el Pershing Square, un famoso café con el que nos encontramos al salir de la Grand Central.

gcentral

zodiac-mural_650_20130605

Techo de la Grand Central Terminal

Haciendo click aquí, podéis ver «The Flux Tower», un proyecto de Singularq Architecture Lab en Nueva York, que fue finalista del concurso Living Cities.